La geobiología y la radiestesia son ciencias ancestrales que estudian la relación entre la Tierra y los seres vivos, analizando principalmente, ya sea mediante equipos tecnológicos o haciendo uso de la sensibilidad personal, la calidad energética del espacio que habitamos.

GEOBIOLOGIA, RADIESTESIA Y BIOHABITABILIDAD

La Geobiología es como la medicina del Hábitat.

La Geobiología estudia cómo afecta la Tierra a la calidad de vida de los seres que la habitan y la manera de armonizar esa relación.

Aparece en Europa, en Francia y Alemania, durante el primer tercio del S.XX de la mano del doctor Peyre y el doctor Hartmann respectivamente. En su práctica clínica detectaron que había una serie de enfermedades recurrentes en determinadas viviendas, independientemente de quien las habitara, de la dieta o estilo de vida que mantuvieran. (Extraido de Gea)

ESTUDIO DE BIOHABITABILIDAD

Es un concepto creado por Elisabet Silvestre y Mariano Bueno (Fuente: Cuaderno Monográfico 1 de GEA: “Geobiología y Biohabitabilidad”), y que hace referencia a aquellos parámetros que son necesarios para que una casa sea sana para la salud de sus moradores y sana para el entorno.

Para la elaboración de un Estudio de Biohabitabilidad, empleamos nuestra profesionalidad y experiencia en el campo de la Geobiología y la Radiestesia, además del uso de equipos profesionales para obtener la medición de campos eléctricos y campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia.

PARA PROSPECCIÓN DE SOLARES O DE ESPACIOS

Estudio de un solar propio o de uno que quieras adquirir, a nivel de detectar las energías terrestres presentes en el lugar, que pueden influir en nuestra salud y que se puede complementar con las mediciones de campos electromagnéticos, para conocer si existen focos de emisión cercanos que también puedan afectar a nuestra salud en éste espacio.

Nosotros las empleamos para la búsqueda y detección de la energía y las radiaciones naturales (radiaciones terrestres y cósmicas) y las energías artificiales (campos electromagnéticos, eléctricos, etc.). Nos centramos en la búsqueda de los buenos lugares, si bien para ello también detectamos los lugares que no son beneficiosos para nuestra salud. Con esta información podemos saber cuál es el mejor lugar para ubicar tu cama, el sofá o la mesa de tu despacho, reconociendo lo que hay en un espacio, podemos tomar consciencia de cómo utilizarlo para que nos aporte salud y bienestar.